Castúo

Castúo

Fue un agosto de principios del siglo XXI cuando recibí mi primera clase de castúo. Para entonces ya llevaba muchus añus comprindiendu a Filín a Jimenez y a otrus, Toa una vida de veraneos en el pueblu. Era de nochi, y el bar del Hogar del pensionista aún seguía... read more
La hija del pajarero

La hija del pajarero

Cuando conocí a Paloma yo tenía doce años y el sol asomaba con ganas por el molino de tío Fabián. Ella, con dieciocho años, se cubría con un paraguas que agarraba con la mano derecha y en la izquierda sujetaba una jaula con seis jilgueros. — ¡Hola! ¿Qué haces? —dije... read more
Un cadáver entre lienzos

Un cadáver entre lienzos

– Domingo 29 N 2015 No era la performance de un colega ultra moderno. Cuando comprendió que aquel rastro perfecto de manchas resecas y oscuras no eran de pintura, y que la figura yacente con los sesos asomando era un muerto, uno de verdad, la mente de mi tío, Julián... read more
El baldaquino

El baldaquino

Nada que ver con el de Bernini, en el Vaticano, y, por supuesto, debajo no hay un San Pedro ni un san nadie, pero cubre el altar de unos cien niños que se desfogan bajo él y a su alrededor de lunes a domingo. Aitor es uno de ellos. Es un baldaquino de acero de unos... read more
El carrito de la compra

El carrito de la compra

Temprano salía. Muy temprano; cuando al sol aún le faltaba una carrerilla para asomar por el este y el cielo clareaba con un azul sucio, indeciso. Sebastián, a paso firme, erguido y altivo, cruzaba la ciudad de punta a punta, caminando. Arrastraba su carrito de la... read more

Pin It on Pinterest

¿Te Puedo Ayudar?