Guillermo Martín Urquizu

Parece que soy curioso, que dudo de todo, que me hago muchas preguntas y tengo cierto sesgo anarquista. Quizá por eso quise abarcarlo todo.

¡Hola, me alegra verte por aquí!

Soy Guillermo, escribo, pinto y dibujo.

Lo cierto es que no tengo ni idea. Lo poco que puedo adivinar es a través de mis allegados, que me llaman Guillermo, Guille, Guillem y una que me llama Robin, aunque cuando nací me pusieron José Guillermo, José por mi padre y mi abuelo y Guillermo por mi tío y mi bisabuelo. Afortunadamente solo me llaman así en mi pueblo, que es muy pequeño.

NARRATIVA CORTA

CUENTOS CORTOS PARA SOÑAR

La agenda

La agenda

Es muy temprano. Desde la ventana veo un amanecer magnífico. El Sol, asomando por el Mediterráneo, tiñe de rojo las nubes que envuelven Barcelona. Sobre la mesa tengo mi agenda, y dice cosas. Me pongo las gafas de cerca y leo: A primera hora volar con las gaviotas y...

Esto no es un cuento

Esto no es un cuento

Esto no es un cuento, es una triste historia real. Su nombre lo he cambiado, Ahora lo llamo Mario, ella no, Como en Zaragoza es normal que te pongan Pilar, pues sigue siendo Pilar, era su amiga íntima desde que eran críos. Mario fue mi compañero durante cinco años....

El mundo de otro color

El mundo de otro color

  Nunca he sabido su nombre. Se paraba cada mañana en el semáforo y solía cruzar en rojo. No es un Rojo Rojo, decía, es un Naranja subido, y cruzaba. Los coches frenaban, los conductores le insultaban y el señor respondía. Sus gritos son falsos, decía, los de...

El despertador

El despertador

Como todo el mundo, ni más ni menos. Hay días que duermo muy bien, otros bien, alguno mal y a veces muy mal. Los mal y muy mal los vas arrastrando toda la jornada, como una losa que te impide pensar con claridad, como un demonio que te nubla la vista y te incita a...

El gato.

El gato.

Una mañana de octubre empezó a seguirme, en la entrada del metro se paraba y yo continuaba hacia las profundidades. Al regresar del trabajo salía de debajo de algún coche aparcado y me seguía hasta el portal de casa. Era el gato callejero más feo que había visto, pero...

Todo empezó con un disparo.

Todo empezó con un disparo.

La noche ya clareaba, la mañana se venía, pero en aquella calle tan estrecha del barrio chino no se notaba. En aquel garito de aquella calle mucho menos. El disparo sí, el disparo se notó. La pierna del dueño del garito lo notó mucho más y a mi padre, que aún no lo...

LIBROS PUBLICADOS

CONTRA TODO PRONÓSTICO

Mostrando todos los resultados 3

OBRA GRÁFICA

PINTURAS AL OLEO Y ACUARELAS

Mostrando 1–6 de 110 resultados

Pin It on Pinterest

Share This
¿Te Puedo Ayudar?