Guillermo Martín Urquizu

Parece que soy curioso, que dudo de todo, que me hago muchas preguntas y tengo cierto sesgo anarquista. Quizá por eso quise abarcarlo todo.

¡Hola, me alegra verte por aquí!

Soy Guillermo, escribo, pinto y dibujo.

Lo cierto es que no tengo ni idea. Lo poco que puedo adivinar es a través de mis allegados, que me llaman Guillermo, Guille, Guillem y una que me llama Robin, aunque cuando nací me pusieron José Guillermo, José por mi padre y mi abuelo y Guillermo por mi tío y mi bisabuelo. Afortunadamente solo me llaman así en mi pueblo, que es muy pequeño.

NARRATIVA CORTA

CUENTOS CORTOS PARA SOÑAR

Sátrapa

Sátrapa

La palabra me salió de repente. Cosas del inconsciente. La busqué en el diccionario y, sí, era un sátrapa. Yo vivía en un octavo, él también vivía en el mismo rellano junto a su mujer y a sus dos hijos. Ella, Mercedes, había sido compañera mía en clase, no era una...

El cuervo

El cuervo

El título no es original, eso es evidente, ya lo inventó un tal Poe. Lo que escribo no podrá superar al otro Cuervo, The raven. Pero es mi cuervo. El cuervo es un animal muy inteligente, tiene la capacidad de hablar, como los loros. Ya lo demostró el etólogo Konrad...

Sombras

Sombras

Se llaman de muchas maneras. Shadow, nuances, schattierungen, tons, sävyjä…en fin, sombras, todas inquietantes. Nos bordean, nos cantan, nos rodean. Son una ficción de nosotros mismos que juegan con la luz. De chicos nos asustan, después nos siguen asustando, hasta...

La mano

La mano

Ha sido esta mañana, durante el desayuno, repartiendo mantequilla sobre una tostada, mientras la cafetera borboteaba y la mermelada se templaba. No había leche, no tomo. El sol salía y se filtraba por la puerta de la terraza, alegraba el día tras una semana de...

La soledad

La soledad

Son las tres y cuarto de la mañana. Estoy solo en casa. No tengo costumbre y casi tengo un ataque de ansiedad. No pasa nada, ella no está porque está de fin de semana en la montaña, con sus amigos. Él ha salido de fiesta y no vendrá hasta que le dé la gana, lo normal...

Esa mujer de allí abajo

Esa mujer de allí abajo

Aprovechando un tiempo horroroso, una baja laboral de tres días y un malestar general  molestísimo, me abrigo bien, pongo la bomba de calor y, cuando no estoy en la cama, me asomo a las ventanas. Mi casa tiene muchas ventanas, amplias, que dan a la calle. Con el...

LIBROS PUBLICADOS

CONTRA TODO PRONÓSTICO

Mostrando todos los resultados 3

OBRA GRÁFICA

PINTURAS AL OLEO Y ACUARELAS

Mostrando 1–6 de 66 resultados

Pin It on Pinterest

Share This
¿Te Puedo Ayudar?